La montaña será más segura para todos si NO subimos con elementos de valor como celulares, cámaras, relojes, joyas y ipods. Nada de esto se necesita para disfrutar lo que generosamente ella nos regala. La seguridad la construimos entre todos. Estrategia de seguridad.

jueves, agosto 09, 2012

S.O.S. POR NUESTRO PÁRAMO Y NUESTRAS QUEBRADAS.

El 26 de agosto del 2010, violando las normas que protegen la Reserva Forestal de los Cerros Orientales, el alcalde y el concejo de La Calera modificaron el POT, Plan de Ordenamiento Territorial, del municipio subiendo la cota de 3.000 msnm a 3.200 msnm para permitir la construcción de vivienda campestre. Equivale a la parte más alta del páramo, prácticamente en la cuchilla que vemos desde la ciudad. 

El POT dice que es zona de amortiguación pero los administradores del municipio extrajeron de ella unos polígonos de excepción muy grandes en los que permiten la construcción de viviendas campestres de hasta cinco pisos de altura. En este momento hay dos predios de 95 y de 58 lotes cada uno, de los cuales aproximadamente 21 lotes ya se encuentran en construcción.


Yo estuve en la zona el sábado 28 de julio y pude ver cómo están entrando los bulldozeres por entre los frailejones, rompiendo el páramo y abriendo vías para la urbanización de nuevos grandes predios.

Nuestra montaña no es solo lo que vemos desde la ciudad. Nuestra montaña es un organismo vivo, es un sistema complejo que incluye el páramo y la parte de atrás de los Cerros Orientales (jurisdicción del municipio de La Calera) y las corrientes de agua subterránea que fluyen dentro de ella y que afloran en los nacimientos de nuestras quebradas. Lo que pase en el páramo y en la parte de atrás de la montaña también afecta lo que pase del lado de la ciudad.

En una de nuestras reuniones de los martes de la montaña Patricia Bejarano, investigadora de Conservación Internacional, nos explicaba cómo, una de las funciones que cumplen los frailejones y la vegetación nativa de los páramos es la de recoger la lluvia y la humedad del ambiente para llevar el agua a la tierra y al subsuelo para que entre a formar parte de las corrientes subterráneas que aparecen luego en los nacimientos de nuestras quebradas, del lado de la ciudad.


 Urbanizar el páramo significa cortar ese ciclo, haciendo que cuando llueva, el agua corra rápidamente por la superficie, en dirección al río Teusacá, sin penetrar el subsuelo, afectando necesariamente los nacimientos y el caudal de nuestras quebradas.

También los habitantes de la parte baja del valle del río Teusacá están empezando a sentir como se reduce el agua que les llega a sus casas.

El GAP, Grupo de Acciones Públicas de la Universidad del Rosario, se está haciendo cargo de una Acción Popular que interpusieron un grupo de ciudadanos para derogar el actual POT, pero eso puede tomar varios años en resolverse. Mientras tanto las construcciones avanzan, y los dueños de los lotes siguen pidiendo licencias de construcción que la administración de La Calera sigue aprobando.  

Con carácter de urgencia, los amigos del Colectivo Verde La Calera nos estuvieron visitando el martes 31 de julio para alertarnos sobre esta grave situación y para buscar el apoyo de los Amigos de la Montaña para defender nuestro páramo, nuestras quebradas y los cerros de la ciudad.

En el periódico El Tiempo del 2 de agosto sale un completo artículo sobre el tema titulado "Demanda busca proteger los cerros de La Calera" y que pueden leer en ESTE ENLACE, y que sería muy importante divulgar a través de las redes sociales.

Igualmente, el periódico El Espectador el 23 de agosto publicó el Artículo "Las casas cuestionadas de La Calera" que puede leerse en ESTE ENLACE.

El UNPeriódico de la Universidad Nacional hizo en ESTE ENLACE una publicación sobre el tema.

Y ESTA ES LA FORMA como el noticiero de televisión RCN Noticias dio la información.

Solamente una comunidad grande, fuerte y organizada, ojala con el apoyo de los medios de comunicación y de instituciones de carácter distrital, como ya está empezando a ocurrir, puede parar ese despropósito.


En el siguiente documento Patricia Bejarano, Coordinadora de planificación y uso del suelo de Conservación Internacional Colombia presenta un concepto técnico sobre los efectos que está produciendo este proceso de urbanización del páramo de los Cerros Orientales de Bogotá:



Open publication - Free publishing - More bogota


Fotografías de Luisa Fernanda Camacho, Carolina Cruz y Andrés Plazas

1 comentario:

Amigo de la montaña dijo...

Si realmente somos amigos de la montaña, no deberiamos vivir en ella.

debemos irnos a vivir al casco urbano, a menos que realmente cuidemos nuestras tierras como las cuidamos? que sean legales.

Vamos todos en caminata a parar la invasion? se puede? No

El ser humano tiene necesidades basicas, y hara su vivienda donde pueda y si no es de nadie la tierra o es de reserva; ahi sera el ascentamiento ilegal mas propenso.

Es por esto que debemos permitir vivienda pero ordenadamente

El POT nuevo definitivamente amerita revision, sobre todo para los nacido en La Calera, y campesinos que ejercieron su democracia con algo de ignorancia creando el nuevo POT, este deja que entre familias del municipio se pueda subdividir y subdividir sobre el mismo lote para hijos, nietos.......hacia el futuro tendremos no montañas sino un desnsificado y ascinado tuburio.

asi como lo son las zonas tuburizadas del sur de bogota y para nuestro caso la aurora alta en La Calera. Que paso?

Siendo vecino de La Aurora declararla reserva hace unos años, al no tener dueño o mas bien vigilancia del municipio sobre esta reserva, les quedo facil a nuestros "vecinos del codito invadirla" y convertirla en botadero de escombros y sendero de delincuencia hacia el municipio.

Estas zonas de reserva limitrofes con Bogota, son el verdadero problema y debemos vigilarlas!!!, como? preferible que tengan dueño y que le de valor, que este haga asi haga un condominio de 10 casas para familia de 4, legalmente, con su respectivo permiso de vertimientos y reposicion de especies nativas.

esto es preferible,

A que, por no tener dueño y ser reserva la invadan con 100 casetas de 10 personas ascinadas c/u, vertiendo residuos descontroladamente, por eso debemos cuidar las zonas de invasion de Bogota, pero por nuestro lado de la calera o sea tambien por la 162 y a la altura de san luis, permitir que tengan dueño, valor, que paguen predial y tengan un uso del suelo para construccion, adecuado y razonable ambientalmente