La montaña será más segura para todos si NO subimos con elementos de valor como celulares, cámaras, relojes, joyas y ipods. Nada de esto se necesita para disfrutar lo que generosamente ella nos regala. La seguridad la construimos entre todos. Estrategia de seguridad.

lunes, agosto 03, 2009

Desde la Quebrada La Vieja - Primera parte


.
La expresión de un sentimiento.

Los amigos de la montaña somos personas que con nuestro caminar, en un dialogo constante y profundo de varios años con la montaña, nos hemos dejado tocar y hemos sido moldeados por ella, y en esa relación ella nos ha enseñado a amarla y a cuidarla.

Mientras que durante el día la ciudad nos desnaturaliza, temprano en la mañana la montaña, en su generosidad, nos vuelve a naturalizar. Hoy la concebimos como un lugar sagrado. Hablamos con emoción de ella como si se tratara de una persona amada. Nos duele profundamente ver que alguien se lleve una flor, nos mortifica encontrar un papel o una botella en el suelo.

Así como sucede entre las personas; que se nos pasa la vida intentando cambiar a los demás, hasta que con el tiempo descubrimos que a duras penas podemos lograr cambiarnos a nosotros mismos, y finalmente comprendemos que la única alternativa que tenemos es la de aceptarnos y querernos como somos, de la misma manera hemos aprendido a amar y a gozar la montaña tal y como es ella, en su belleza y en sus dificultades, contemplando su vegetación siempre cambiante, alegrándonos con el canto y el vuelo de los colibríes o con la presencia imponente de las pavas paradas sobre un trompeto, mojándonos con la lluvia, saltando sobre la quebrada y a veces cayendo en ella, pasando con dificultad por encima de un árbol caído o resbalándonos en el barro después del aguacero del día anterior. Así es la montaña y así la queremos.

No entendemos muy bien cuando se nos pregunta qué se le podría mejorar a nuestra montaña. La vemos perfecta. La vemos tan frágil que sentimos temor de lo que le pueda pasar con cualquier intervención mayor a la de las huellas de nuestras botas.

Pensamos que si evitamos agredir a la montaña, eso que ha ocurrido en nosotros, también puede ocurrir en los demás habitantes de la ciudad. Sin tener que pensar en adaptarla a nuestros miedos y necesidades creemos que se pueden crear las condiciones para que la montaña en particular, y los cerros orientales en toda su extensión puedan convertirse en un maravilloso espacio, que además de verlo como una reserva natural, lo veamos como una reserva para construir comunidad y construir ciudad.

Muchas gracias a la Empresa de Acueducto de Bogotá y a sus guardabosques por haber logrado conservar durante tantos años, en medio seguramente de inmensas dificultades, este sagrado lugar, para bien de presentes y futuras generaciones de bogotanos y colombianos.

Amigos de la Montaña
Bogotá, junio 6 de 2009.

La amiga de la montaña Martha Rodríguez nos envía las siguientes fotos tomadas en el desayuno de amigos de la montaña en que leimos el anterior texto, compartimos un delicioso desayuno y conversamos sobre temas comunes como la seguridad y el cuidado de la montaña:

1 comentario:

Anónimo dijo...

por favor no dejen en saco roto lo del atraco del dia sabado 5 de mayo del 2012 hablen con la policia para que haya mas seguridad