La montaña será más segura para todos si NO subimos con elementos de valor como celulares, cámaras, relojes, joyas y ipods. Nada de esto se necesita para disfrutar lo que generosamente ella nos regala. La seguridad la construimos entre todos. Estrategia de seguridad.

jueves, julio 24, 2008

Mirada de una visitante

Nuestra amiga de la montaña Lucía Ramírez, que para quienes no la identifican es la mamá de Maní, tiene una amiga que se llama Rosita Bernal, quien vive en Mississippi hace 20 años, y vino de vacaciones hace algunas semanas a Bogotá. Rosita subió con Lucía a la montaña, y tomaron algunas fotografías que quieren compartir con nosotros:


El imponente y temible Maní, que con sus 20 centímetros de largo, es el terror de los pastores alemanes, boxers y labradores de la montaña.

Un "close up" de nuestro Estadio El Campín.