La montaña será más segura para todos si NO subimos con elementos de valor como celulares, cámaras, relojes, joyas y ipods. Nada de esto se necesita para disfrutar lo que generosamente ella nos regala. La seguridad la construimos entre todos. Estrategia de seguridad.

martes, mayo 08, 2007

EL CAMINO

Como lo expresaba en la entrada anterior, el pasado sábado tuvimos la visita del ingeniero del Acueducto de Bogotá, Carlos Bello. Con él, con otros amigos de la montaña y con Jorge, el guardabosques, estuvimos mirando los trabajos que ustedes han visto que se han estado haciendo en el camino en las últimas semanas, y hablando de temas varios relacionados con los Cerros Orientales que son parte de la Reserva Forestal, propiedad de la Empresa de Acueducto de Bogotá. Algunas ideas sueltas de lo que hablamos:
Hay una decisión de la Administración Distrital de convertir gradualmente los cerros orientales en un parque de la ciudad. Es una necesida tanto para la ciudad que requiere espacio verde, como para los cerros que ya no pueden seguir siendo protegidos sólamente por los guardabosques del Acueducto y unos pocos caminantes que amamos y protegemos a esos cerros. Se trata de que así como nosotros, recorriendo diariamente los cerros, hemos llegado a amarlos, así también, los niños de los colegios y, en general, los habitantes de la ciudad, caminando puedan llegar también a amarlos y convertirse así en dolientes de los cerros de Bogotá.
Desde mediados de el año pasado, ya han estado entrando, casi diariamente, grupos de niños de los colegios distritales, con la coordinación de entidades del Distrito (Secretaría de Educación, Acueducto, etc.). En ese propósito, y en el del cuidado general de la Reserva Forestal, el Acueducto destinó una partida de trescientos millones de pesos para el mantenimiento de los caminos de la Reserva que está dentro de los terrenos del Acueducto. Se escogieron tres caminos importantes que llegan desde diferentes puntos de la ciudad hasta el cerro de Monserrate. Lo que busca hacer el Acueducto con ese dinero es mejorar los pasos más dificiles del camino, bien sea por ser muy pendientes y representar un riesgo alto para que alguien se caiga, o porque sean sectores que se embarren demasiado con la lluvia.
Como no había experiencia en este tipo de trabajos se han venido haciendo ensayos tratando de acertar, buscando soluciones adecuadas para cada tramo del camino, de tal manera que las intervenciones sean lo menos agresivas posibles con el medio ambiente. Es así como, en el trayecto que más recorremos nosotros, es decir el que bordea la quebrada hasta el Claro de Luna y luego va hasta la virgen, hay varias zonas con soluciones diferentes. En los pasos muy pendientes se hicieron escaleras como las que se observan en la fotografía:

Debido a la pendiente del terreno en esas zonas es necesario construir cunetas forradas en piedra para proteger la obra y evitar que la velocidad del agua dañe las escaleras. Para desaguar adecuadamente las zonas pendientes, a veces es necesario prolongar un poco las cunetas en sectores planos hasta sitios en que se pueda desviar el agua a la quebrada.

Hay cunetas que se pensaban inicialmente recubrir en arcilla. Se observó que no era el material más adecuado y por eso se va a retirar y se van a dejar en tierra negra pues no requieren de ningún recubrimiento.En la zona recta, ya llegando al Claro de Luna, en donde tanto se embarraba, se pensó inicialmente en hacer cunetas recubiertas en piedra. Debido a que la pendiente del terreno no es tan alta, y a que se observa que, de pronto, es posible que el musgo y la vegetación terminen, con el tiempo, recubriendo y protegiendo las cunetas, el ingeniero Carlos Bello y las demás personas encargadas de la obra van a estudiar la posibilidad de dejar las cunetas en tierra negra, sin recubrimiento.
El trayecto que va desde el Claro de Luna hasta el portón de arriba del bosque de eucaliptos la escalera no se hizo en piedra sino en recebo. En este sector se va a recoger la hojarasca a los lados del camino buscando que el chuzque invada nuevamente, cogiendo fuerza y protegiendo así los bordes del camino.
Entre otros temas, también se habló del trabajo que tanto la Empresa de Acueducto como la Secretaría de Educación están haciendo en el tema de la Educación Ambiental para minimizar el impacto que pueda haber sobre la Reserva.

No hay comentarios.: