La montaña será más segura para todos si NO subimos con elementos de valor como celulares, cámaras, relojes, joyas y ipods. Nada de esto se necesita para disfrutar lo que generosamente ella nos regala. La seguridad la construimos entre todos. Estrategia de seguridad.

viernes, abril 10, 2015

EN BORDES DE LOS CERROS ORIENTALES AHORA SE VEN MÁS CONDOMINIOS – EL TIEMPO

Alcaldía de Bogotá busca que los (municipios) vecinos del sector frenen esta construcción con nuevos POT.


En los bordes de los cerros orientales, como en la frontera del norte de Bogotá, ahora lo que más se ven son construcciones de alto estrato, en lugar de árboles. Y se ven más en los límites con municipios como La Calera.

De acuerdo con un estudio hecho por el Grupo de Geografía de Montaña Geoandes de la Universidad Nacional, que analizó 26.624 hectáreas de las montañas que se levantan no solo en el oriente bogotano sino también en municipios vecinos, el segundo paisaje que bordean estos terrenos son, precisamente, los condominios lujosos.

“Estos se encuentran ubicados en zonas donde las vías de acceso a sectores rurales y municipios cercanos han facilitado la construcción”, dice el informe.

En los bordes de los cerros orientales, como en la frontera del norte de Bogotá, ahora lo que más se ven son construcciones de alto estrato, en lugar de árboles. Y se ven más en los límites con municipios como La Calera.

De acuerdo con un estudio hecho por el Grupo de Geografía de Montaña Geoandes de la Universidad Nacional, que analizó 26.624 hectáreas de las montañas que se levantan no solo en el oriente bogotano sino también en municipios vecinos, el segundo paisaje que bordean estos terrenos son, precisamente, los condominios lujosos.

“Estos se encuentran ubicados en zonas donde las vías de acceso a sectores rurales y municipios cercanos han facilitado la construcción”, dice el informe.

Lea el artículo completo en ESTE ENLACE


lunes, marzo 30, 2015

ASÍ VA EL PLAN PARA BLINDAR LOS CERROS. - EL ESPECTADOR

Por: Verónica Tellez Olivero

Un año después del fallo del Consejo de Estado.

El Distrito tiene claro que 1.213 familias deben ser reasentadas y ha avanzado en el proceso previo para legalizar siete barrios.


En noviembre de 2013 el Consejo de Estado emitió un fallo determinante para los cerros orientales de Bogotá, en el cual dejó en firme la exclusión de 974 hectáreas de la zona de reserva forestal y ordenó a las autoridades ambientales y distritales elaborar planes de acción para manejar tanto el área protegida como la que fue eliminada. Les contamos cómo van la Secretaría de Planeación y la CAR en el cumplimiento de este fallo y sus principales avances.

Una de las primeras decisiones que tomó el Distrito luego del fallo fue indicarles a los curadores que se abstuvieran de “conceder nuevas licencias, autorizaciones o permisos que faciliten el desarrollo urbanístico o de construcción en el área de la reserva forestal protectora”. Esta medida quedó establecida en el decreto 222 de junio de 2014. Junto con ella, otro de los pasos fue la expedición del plan de acción que se implementaría en los cerros durante dos años.

Lea el artículo completo en ESTE ENLACE.

CERROS EN LUCHA - REVISTA SEMANA SOSTENIBLE


Estos son los seis puntos clave de la batalla entre constructores y ambientalistas para definir el futuro de este espacio natural.

Bogotá podrá ser sucia, caótica e insegura, pero la capital colombiana tiene algo que despierta la envidia de cualquier otra ciudad: sus cerros. A lo largo de 35 kilómetros y sobre 15.000 hectáreas se levanta un verdadero tesoro natural, hogar de colibríes multicolores, orquídeas salvajes, cuna de quebradas y ríos. Una reserva que ha sido colonizada por canteras, chircales, universidades y viviendas de todos los estratos.

En los últimos meses, los cerros quedaron en medio de una aguda polémica para definir su futuro: hay quienes los ven como un espacio legítimo para construir y otros que rechazan cualquier intervención. Mientras que Camacol, el gremio nacional de los constructores, pidió que “se respeten los derechos adquiridos con las licencias concedidas” en el área, el alcalde Gustavo Petro advirtió que “en la reserva de los Cerros Orientales no se pone un ladrillo más”. La pelea es a la vez política, técnica, financiera y ecológica. Aquí están las razones de la discusión.

Lea el artículo completo en ESTE ENLACE.

lunes, marzo 16, 2015

MÁS DE 1000 CAMINANTES ABRAZARON LOS CERROS DE BOGOTÁ - REVISTA SEMANA SOSTENIBLE


Las personas se reunieron alrededor de la Quebrada las Delicias como una manera de proteger la reserva.

En un cadena humana los caminantes rodearon los cerros de Chapinero desde la calle 62 con carrera 1ra bordeando la Avenida Circunvalar.

El objetivo del “Abrazatón” fue hacer un llamado a las autoridades para que prime la protección de la Reserva de los Cerros Orientales. Según la Asociación Amigos de la Montaña es una forma de expresar a la ciudad que los Cerros Orientales pertenecen a los ciudadanos. “Los vamos a cuidar y a defender porque son nuestra vida y el patrimonio más importante de Bogotá” aseguró Camilo Reales, integrante de la Asociación.

Vea el artículo completo en ESTE ENLACE.

sábado, marzo 14, 2015

CORRIGEN LÍMITE DE LOS CERROS ORIENTALES DE BOGOTÁ – EL ESPECTADOR

La secretaría de Planeación estableció que la franja de adecuación es zona rural y no urbana como estaba en los mapas oficiales.


Ya no hay dudas. La franja de adecuación de los cerros orientales son zona rural y no urbana, como pretendían algunos constructores. Así quedó establecido en la reciente resolución de la Secretaría Distrital de Planeación que corrigió el límite de la reserva, que al oriente define el perímetro urbano y rural de Bogotá. Aunque la línea era clara desde 1977, con el tiempo hubo imprecisiones cartográficas, que se notaron al hallar que no coincidían los mapas y el texto del Plan de Ordenamiento (POT) de 2004.

Lea el artículo completo en ESTE ENLACE.

Escuche a continuación la entrevista que la emisora LA W hace al Secretario de Planeación de Bogotá, Gerardo Ardila, sobre el tema:


martes, marzo 10, 2015

PRIMER ABRAZATÓN POR NUESTROS CERROS ORIENTALES – QUEBRADA LAS DELICIAS

COMUNICADO DE PRENSA
CONVOCA LA ASOCIACIÓN AMIGOS DE LA MONTAÑA
UN ABRAZO A LOS CERROS ORIENTALES DE BOGOTÁ



Dentro del propósito del cuidado, la defensa de los Cerros Orientales de Bogotá y la promoción de su uso público respetuoso, la Asociación Amigos de la Montaña está convocando al Primer Abrazatón a nuestros Cerros Orientales - Quebrada Las Delicias, que tendrá lugar el domingo 15 de marzo de 2015.

Ese día haremos una cadena humana a lo largo de la primera parte del sendero para abrazar y decir a la Quebrada Las Delicias y a sus comunidades cuanto nos importan y cuanto las queremos.

También será una forma de expresar a la ciudad que los Cerros Orientales nos pertenecen a los ciudadanos, y que los vamos a cuidar y a defender porque son nuestra vida y el patrimonio más importante de Bogotá.

Punto de encuentro: Al frente del café OMA de la calle 62 con carrera 3ª.

Hora: 9:00 a.m.

Descripción: Desde la calle 62 con carrera 1ª formaremos una cadena humana a lo largo de la primera parte de la Quebrada Las Delicias para continuar bordeando las comunidades y la Avenida Circunvalar hacia el norte.

La cadena humana caminará en fila hacia el norte, bordeando la Avenida Circunvalar hasta llegar a la Quebrada La Vieja, donde se hará el cierre del evento.

Esto ya lo hicieron en el 2013 en Cataluña cuando cerca de dos millones de personas se tomaron de la mano y le dieron un abrazo a su país, en lo que se llamó la Vía Catalana.



lunes, marzo 09, 2015

FRENO A 142 CONSTRUCCIONES ILEGALES EN LOS CERROS ORIENTALES – EL TIEMPO

La CAR también ha emitido dos medidas preventivas por obras en áreas de reserva.


En las próximas semanas sellarán 142 construcciones ilegales que se adelantan en los cerros orientales en el tramo que le corresponde a la localidad de Chapinero, y que no tienen licencia de construcción expedida por las autoridades.

El viernes pasado se sellaron las dos primeras, ubicadas en los sectores de la diagonal 55 con carrera 3ª este y la calle 77 con carrera 2ª este.

La Alcaldía de Chapinero, en conjunto con la Policía Metropolitana de Bogotá, hizo 800 visitas de verificación a inmuebles ubicados en la franja de adecuación y zona de reserva forestal entre 2014 y comienzos del 2015 y lograron identificar los predios que no cumplían con la norma.

En la última semana, la Corporación Autónoma Regional (CAR) también ha emitido dos medidas preventivas por obras en áreas de reserva de los cerros orientales de Bogotá. En medio de la coyuntura por las constructoras, que alegan tener derechos adquiridos en la franja de adecuación de los cerros orientales, se han disparado las denuncias de los vecinos frente a la llegada de maquinaria a áreas de reserva.

Lea el artículo completo en ESTE ENLACE.

miércoles, marzo 04, 2015

DEPREDANDO LOS CERROS ORIENTALES

Por Octavio Pineda, periodista y escritor mexicano.

Una de las primeras cosas que asombran a cualquier forastero que llega a Bogotá por primera vez es el verde y bello telón de fondo de los Cerros Orientales.

No muchas ciudades en el mundo cuentan con similar paisaje natural. Sin embargo, como está ahí todo el tiempo, los bogotanos parecen haberse acostumbrado a este patrimonio paisajístico y ambiental, pues en años recientes estas bellas montañas han sido depredadas por nuevos edificios y voraces constructores ante la apatía de los ciudadanos y la negligencia de las autoridades.

Hay muchos ejemplos, algunos más notorios que otros. Uno de los casos más tristes se levanta entre las calles 121 y 124, en Usaquén, donde un complejo de suntuosos edificios como es “Cerros de los Alpes” está literalmente devorando los Cerros Orientales en esa parte de la ciudad.

Si uno pregunta por el precio de un apartamento ahí, ronda al menos los 2 mil millones de pesos, lo que da una idea de las inversiones y ganancias en juego. Y si uno pregunta al vendedor si estos edificios son legales, ya que están muy arriba en la montaña, sonará molesto al otro lado del teléfono.

Otros ejemplos de este tipo de complejos de edificios depredadores de montaña están en las calles 140, 134, 64 o 53, sólo por mencionar algunos de los más notorios.

Pero lo peor es que cuando uno pregunta a las autoridades si esto es legal, parecen encogerse de hombros y reconocen que no hay mucho que hacer contra la voracidad de los constructores debido a laxas regulaciones y vacíos jurídicos, sin mencionar las cantidades de dinero en juego.

Por ejemplo, como parte de los vacíos jurídicos creados por la suspensión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) del distrito en cuanto a la altura de los edificios pegados a los Cerros, las regulaciones vigentes son, paradójicamente, mucho más flexibles para la construcción en áreas vírgenes que en predios urbanizados.

Otra paradoja en cuanto a la negligencia de las autoridades nacionales y distritales es que muchas áreas que deberían ser consideras reservas forestales, como la referida en Usaquén, no están clasificadas así.

Vale la pena anotar que recientemente un fallo de segunda instancia sustrajo 973 hectáreas de la reserva forestal protectora Bosque Oriental de Bogotá para fines de regularización de predios, en lugar de prohibir drásticamente construir cerca de los Cerros o ampliar la reserva forestal.

El tráfico de influencias y la corrupción son otras razones detrás de la proliferación de este tipo de construcciones, como reconocen algunos expertos.

Ante esta, por ahora, tristemente irrestricta proliferación de construcciones depredadoras de montañas, una primera solución sería un decreto de ley que fije impuestos muy elevados a quienes construyan o habiten estas construcciones. Entre más alto y más cercano a la montaña sea un edificio, más impuestos deben pagarse, lo que a la larga puede inhibir la construcción y habitación de este tipo de construcciones.

Pero una solución más inmediata y al alcance de cada bogotano es la conciencia ciudadana y la sanción social, de las que a su vez los medios de comunicación deben hacer eco. Quienes construyan y habiten complejos residenciales lujosos que depreden los Cerros, antes que sentirse privilegiados, deberían sentir vergüenza, no sólo por destruir un patrimonio paisajístico y ambiental de la ciudad, sino por comprometer el futuro de generaciones venideras.